En esencia, el baño es el espacio para nuestro aseo personal, pero si sabemos sacarle provecho puede convertirse en todo un spa casero. En tal medida, debemos tener en cuenta ciertas características para ver qué cambios le acomodan mejor (sin perjudicar nuestro bolsillo, claro está).

Por ejemplo, a quién no le gustaría reemplazar su ducha o tina tradicional por una relajante hidromasajes. Por obvias razones, su instalación no es tarea tan sencilla como colgar un espejo, así que mejor tomemos en cuenta algunos criterios para saber si es lo que más nos conviene y/o si nuestra construcción cumple con los requerimientos para la misma.

Una respuesta

  1. Quetal amigos , gracias por mostrar este video para mi es de mucha ayuda ya que soy contratista.saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.