Cuáles son los puntos de tu casa que debes revisar periódicamente

Se acerca la pre-temporada 2013 en Costa del Este y si vas a usar tu casa este verano es conveniente verificar el estado de funcionamiento y confort de la misma. Para conservar el buen estado de tu vivienda debes realizar revisiones periódicas, evitando así el deterioro de elementos tan importantes, como cerramientos, fachada, cañerías, etc.

En esta ocasión, Decora Ilumina te cuenta cuáles son los puntos a revisar cada dos, cuatro o más años, ya que pasado estos períodos lo más probable es que empiecen a manifestarse algunos desperfectos que es mejor solucionarlos antes que se conviertan en costosos y molestos problemas.

Cada dos a cuatro años:

  • Cerramientos. Si son de madera, requieren protección cada dos años; en los de aluminio o PVC se debe comprobar que cierren herméticamente y mantener limpias las guías, cercos y bisagras (en ocasiones es necesario engrasarlas); las barandillas de hierro deben ser pintadas para sanearse y así no se oxiden ni se deterioren; también es importante revisar persianas, contraventanas y toldos.
  • Tuberías. Comprueba sumideros y desagües para que no acumulen suciedad y se atasquen, pero recuerda no utilizar desatascadores químicos sin la protección adecuada.
  • Pintura. Renovarla va en función de las manchas, si hay niños, fumadores o si vives en una ciudad con mucha contaminación. En baños y cocinas debido a la humedad y la concentración de humos es mejor decantarse por pinturas innovadoras como las antimoho o antiolores.

Más de cuatro años:

  • Instalaciones eléctricas. Si se han incorporado nuevos puntos de luz o equipamientos, conviene ajustar la potencia contratada inicialmente.
  • Instalaciones de gas. Las compañías de suministro suelen realizar importantes revisiones cada cuatro años.
  • Carpintería. Estas se deterioran con el uso diario y los cambios de temperatura. Las puertas de madera se vuelven abultadas con la humedad y, debido a esto, se atascan, hacen ruido o no cierran bien. Repara los golpes, grietas y arañazos de zócalos y escaleras con masilla de madera.
  • Pavimentos. Los suelos de madera maciza y algunos laminados pueden ser lijados y barnizados cada 10 años, a pesar de las molestias de esta obra quedan como nuevos; si los de mármol o cerámica están deslucidos por los limpiadores agresivos, se han vuelto porosos o están rayados por el uso, lo mejor es pulirlos, sellarlos y encerarlos.

Visto en Revista Casa al Día – Imagen: HogarName

+ Costa del Este

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *