Las personas que aman la playa disfrutan más de la vida y son más felices

vivir en el mar

 

“Una vez que el mar suelta su hechizo, lo atrapa a uno en su red de dudas para siempre” – Jacques Cousteau.

Estar afuera en la naturaleza es algo muy importante para mi. Sentir los olores, ver los colores, respirar el aire fresco. Realmente me encanta estar afuera. Pero todos somos diferentes y a todos nos gustan los paisejes diferentes. Unos prefieren la montañas, otros les gusta más el campo y otros por ejemplo prefiern el mar y la playa.

Ver el mar, sentir su aroma, tener la playa bordeando el lugar en el que vives, es realmente un privilegio. Hay estudios que pueden comprobar los beneficios de crecer y vivir junto al mar, en especial para tu salud emocional.

De alguna manera, estamos programados para reaccionar positivamente ante ambientes despejados, que nos hagan sentir más conectados con la naturaleza. Pero la playa tiene un toque especial, algo, que hace que nuestro cerebro se sienta más relajado inmediatamente al ver mar y arena.

Vacacionar junto al mar o, aún mejor, vivir junto a él, sin importar si es un lugar lujoso o con menores recursos, demuestra que ayuda a vivir más feliz y tranquilo. Además, al ayudar a que el aire esté continuamente circulando, entre otras cosas, influye en una mejor salud de quienes están cerca de él. Su sola imagen y saber que el mar está a pasos de uno, sirve de manera terapéutica física y psicológicamente.

Incluso, está probado que la mezcla del aire marino, con el sonido de las olas dan una relajación sin igual para quienes disfrutan continuamente de esta postal, lo que ayudaría a dormir mejor y aumentar la creatividad. Es tal como cuando estás en la ducha y llegan tus mejores ideas, pero potenciado aún más.

playa

La mejor terapia o momento de relajación que puedes tener es, sin duda, caminar por la playa. Además de rodearte del tranquilizante color del cielo, la deliciosa sensación de la arena en tus pies, tal como sucede cuando caminas descalzo por el pasto, te transmitirá una sensación de estar conectado con la Tierra. Yo creo que sí, esta es la mejor receta para sentirse feliz, tranquilo y recargar energías. ¡Todos a la playa!